Archive for the ‘Televisión’ Category

Beatriz Montañez

diciembre 27, 2011

La sorprendente e inexplicable inutilización de mi tableta gráfica cuando justo tenía un equipo decente con la que poder usarla para el Photoshop me ha obligado a adquirir una nueva. Me he vuelto majara y me he comprado una de verdad. Una Wacom Bamboo Fun Pen & Touch (Medium). Un ojo de la cara y parte del otro. Y mi crítica sobre ella es la siguiente: SE NOTA LO QUE VALE. No sé cómo podía dibujar nada con la otra. Llegar hasta aquí sin ella ha sido un acto de heroísmo. Podría hasta entintar con ella.  Pero para eso creo que voy a seguir siendo tradicional.

La he estrenado con Beatriz Montañez porque ayer mientras leía sus respuestas a un cuestionario en una página de televión me di de bruces con esto:

12. ¿Qué o quién es el amor de su vida? Mi autoestima e independencia

Tsssssssssss

Enough

noviembre 25, 2010

One day, somebody’s gonna have to make a stand. One day, somebody’s gonna have to say enough.

Que sepan que dibujar esto es complicadísimo. Normalmente al enfrentarme a una cara me la planteo un poco de modo general, le meto la inclinación, marco la altura de los ojos, la nariz, la boca, el principio del pelo, las orejas. Después cuánto ocupa toda la zona de los ojos, remarco las cejas, parpados, vuelves a la nariz y facilmente la boca, pelo y detalles. Pillar la expresión y todas esas cosas.

Ahora olviden todo lo que acabo de contar porque con Belén Esteban no funciona, para ella se coge un detalle, X (en este caso su ojo derecho), y a partir de ahí empiezas a asociarlo con los que haya inmediatamente más cercanos y así poco a poco y tratando de tener más de una referencia a la vez se va construyendo un puzzle. He dibujado un buen número de caras y juro por dios que nada de lo que haya aprendido me ha servido para ella. Ahí hay algo raro…

Luther

octubre 23, 2010

Magnífica serie de la BBC (otra más) que empecé a ver porque el protagonista es uno de los actores de The Wire, lo cual es un motivo de peso para mí. Hablo en este caso de Idris Elba, uno de mis favoritos.

DCI John Luther (DCI debe significar Detective Chief Inspector, creo) tiene unos momentos de abstracción moral en los que se acerca a la criminalidad (se salta ciertos pasos), aunque no le suele quedar más remedio el tipo no está para sutilezas.  Pero no se preocupen que las situaciones están construídas muy bien. El arranque de la serie es inmediato y toda la vida del protagonista se pone patas arriba. Después, a la salida del tratamiento de una crisis nerviosa descubre que su mujer está con otro (un humanista de aúpa), lo cual no ayuda nada. Y si bien todos los actores lo clavan, el personaje de Alice Morgan (Ruth Wilson) merece una mención especial, ya que es el resorte que irá consiguiendo que todo se ponga en movimiento una y otra vez en la vida del protagonista. Alice es capaz de llegar todo lo lejos posible por simple curiosidad y lo que ella llama amistad (aunque yo creo que está enamorada hasta las trancas). Sinceramente opino que todo hombre necesita una Alice Morgan en su vida que haga esas cosas tan divertidas. Las llamo divertidas porque me hacían reir, pero hay quien puede ver cierta maldad en sus actos, hablamos de timoratos, sin duda. Aparte es capaz de ganarle una y otra vez en cualquier discusión, lo cual siempre ayuda y entretiene.

A lo largo de seis capítulos de una hora las causas de esos actos al límite de la ley serán cada vez menos justificadas y mucho más personales, finiquitando la serie con dos episodios que es imposible no ver consecutivos y uno de los mejores villanos que he disfrutado nunca. Todo ello rematado con un final glorioso que promete más.  De hecho, todos los finales de los capítulos expresan mucho y en ningún momento dejan de pasar cosas trascendentes. Sorprende y eso es algo que se agradece.

Perderse esta serie y morir por dentro es lo mismo. Hasta la música es buena y apropiada, escogen muy bien algunos temas. Nada en Luther recuerda a cualquier vergonzante producción española (la diferencia de nivel y lo que el público demanda empieza a ser preocupante)… ¿A qué esperan?

El dibujo pretendía ser algo válido para una viñeta de cómic. Que se pueda entintar fácil y sin entrar en el realismo exagerado. Algo que se pueda repetir, vaya. Ha sido un experimento que quería probar y ahora a ver si lo entinto y coloreo siguiendo ese rollo. Por cierto, Kalitro, he dejado las crucecitas por tí.

Frasier

octubre 13, 2010

Durante un año, este personaje, el metomentodo de su hermano y todos los que los rodean han sido mis compañeros de insomnio. Es curioso, ando ya como los viejos, con la tele como compañía, que a veces, como uno se descuide, se lo come vivo la soledad.

Hay una frase de Leonard Cohen al caso:

“The last refuge of the insomniac is a sense of superiority to the sleeping world.”

Ahí queda eso.

Por cierto, como es digital me he ahorrado la pesadilla del escaneo. No saben qué alivio. Otro día subo el bocetillo que usé como base.

Sherlock

octubre 5, 2010

Serie de la BBC que nos propone a un Sherlock Holmes en el Londres del siglo XXI. Genial de muchas maneras y entretenida a reventar, con capítulos de 90 minutos su propuesta es distinta a la de la mayoría de  series que hay ahora mismo. La primera temporada terminó con tres capítulos y hay que admitir que el segundo se queda en notable. Pero si se animan a aprender inglés del bueno (el principio del tercer capítulo es divertidísimo) o no les importa leer subtítulos, esta serie es de las que no hay que perderse.

El final de la temporada es de los mejores que he visto, eso si, te tiene que gustar ese tipo de final.

Boston Legal

octubre 5, 2010

Mientras realizo el inevitable acto de alimentarme me gusta ver series. Poco a poco voy consumiendo una tras otra y ahora mismo estoy con Boston Legal a la que le tenía echado el ojo desde que vi un par de capítulos en Antena 3 de madrugada (buen horario, con un par) hace unos años. La serie es de David E. Kelley a quién posiblemente conozcan por andar detrás de Ally McBeal, El Abogado (con una cabecera que no me gustaba nada) y un buen puñado de series de éxito.

Al grano, la serie es muy divertida y a veces desternillante. Hacía tiempo que no me reía a carcajadas con algo que es deliberadamente de humor. Todo ello gracias a su pareja protagonista, James Spader y William Shatner. Un maravilloso retrato de la amistad masculina entre dos inadaptados sociales, con momentos de una ternura inusual.

No es perfecta, pero últimamente me gusta ver las cosas sin el halo de pedantería que gastan los críticos amateurs.

Segunda temporada

abril 5, 2010

Ya terminamos en mi hogar la segunda temporada de The Wire y al igual que la vez anterior no puedo escribir nada sin destripar. Hay que tener en cuenta que contar algo del quinto capítulo sería reventarles cinco horas. Pero sí quiero destacar dos cosas:

La primera es que me encanta que la trama arranque con otra tocada de pelotas de McNulty. Divertidísimo.

La segunda es el alto nivel artístico que alcanza esta serie. La cámara expresa, no sólo narra. Hay claras intencionalidades que bien merecen la pena su tiempo y su complicidad. ¡Véanla!

PD
Imperdonable la repetición de voces en el doblaje español.

STRIKE FIRST. STRIKE HARD. NO MERCY SIR.

marzo 3, 2010

Supongo que se habrán enterado de alguna manera de lo que aconteció en la pasada gala de elección de nuestro representante para el festival de Eurovisión. Así que no voy a describir lo ya conocido por todo el mundo, pero… ¿Conocen acaso ESTO, o esto OTRO, o aquello de más ALLÁ?

Para el año que viene yo propongo a el batu, que es el archienemigo de John Cobra que encontrarán en You Tube.

The Wire

febrero 11, 2010

Ayer terminé de ver la primera temporada de The Wire, apodada en nuestro país Bajo Escucha. No me quiero extender mucho por dos razones:

1.- Cuanto más le insistas a alguien sobre una serie, menos ganas tendrá de verla.

2.- No soy un crítico experto.

Es lenta, cada capítulo es largo y encima arranca despacio. Pero hay algo en ella. Es como un perverso ejercicio de voyeurismo que te atrapa te fascina y te obliga a reconocerte en demasiadas actitudes demasiado reales. Es una obra de ficción fiel a la realidad más cruda de una sociedad cargada de errores. Entretiene, conmueve y da una serie de memorables patadas en el estómago.

Las tramas terminan como termina todo en nuestra puñetera vida. Mal, regular o quedando directamente inconclusas.

En una de las escenas, con una metáfora sobre las piezas del ajedrez se nos da la clave para entender todo lo que va a pasar. Desde entonces presencias qué hacen con esas piezas tan malas y cómo los bandos hacen sus movimientos intentando adelantarse al adversario.

Pero hay un peón, que no es un peón. Está solo pero produce el pavor que inspira un ejército. Es un rey o incluso una reina, va donde quiere, hace lo que quiere y se mantiene al margen de los demás jugadores creando su propia partida. Omar, representa como nadie el sueño americano mal o bien entendido, la supremacía de la voluntad y es el único que aunque pierda morderá tanto a sus enemigos que el espectador lo sentirá como una victoria. Fíjense si es cruda la historia que un personaje con estas características produce el alivio necesario para que pase por la garganta el final de una temporada magnífica.

PD
Véanla en compañía. Les ahorrará recomendársela a sus más allegados.

Eurovisión: Mi opinión

enero 25, 2010

Esto es fácil y rápido.

Objetivamente resulta absurdo mandar a alguien que no tenga posibilidades de ganar. Absurdo para todo el mundo menos para el que le saque dinero al tema.

Subjetivamente la canción es un horror, las operaciones estéticas de la intérprete la convierten en un horror y quizás haya alguien que tenga algún familiar fallecido por un tsunami.