Aquella mañana…

by

Aquella mañana se levantó solo, desayunó solo, se vistió solo, bajó a la calle solo, dobló la esquina solo, entró en el metro solo y pidió dos billetes. Uno para él y otro para su soledad, porque, como todo el mundo sabe… La soledad, siempre, siempre, es pasajera.

Alguien a quien le tengo mucho cariño me escribió eso hace poco. Supongo que no es propio, o al menos no del todo, pero algunas cosas hay que aceptarlas tal y como vienen y así están bien. Me hizo tilín el juego de palabras y no pude resistirme a hacerle algo. Un año cogiendo el mismo tren a diario hizo el resto.

Anuncios

6 comentarios to “Aquella mañana…”

  1. Kalitro Says:

    Mola mucho la frase y me encanta el detalle del reflejo en el cristal. Chapeau.

  2. grendelsagrav Says:

    Pues estuve a punto de cagarla con el reflejo. Sobre la zona más oscura apenas si se veía y claro eso no tenía ningún sentido, por fiarme de los modos de fusión de capas. Al final todo manual que lo controlo mejor.

  3. Alfred Says:

    La soledad es testigo
    de mis castigos
    y glorias.
    Primera de mis amigos,
    la llevo conmigo
    igual que una más.
    La soledad me hace libre,
    la soledad no me engaña;
    cuando el mundo se va
    soledad es la última que me acompaña.
    Es la única hermana
    que vence a la puesta de sol cada tarde,
    la presunta culpable
    del amanecer, solo ante mi ventana,
    la que llena mi cama
    de amores y niños, de abuelas y padres.
    Ay, mi soledad,
    a nadie nunca como a ti le he sido fiel;
    a lo mejor te llevo un día ante el altar
    porque en verdad quiero a tu vera envejecer.
    Ay, mi soledad,
    hemos cruzado tantas ciénagas los dos,
    tantos secretos que no podemos contar,
    tantas palabras… que dirían que es amor.
    Ay, soledad,
    que a tu manera
    subes y me das la mano,
    y así los dos caminamos,
    juntos por la carretera.
    Ay, soledad,
    pa mí que yo soy un varón
    y tu silueta de mujer tiene el deseo embriagador
    de otras mujeres que ya no me inspirarán
    estas canciones.
    Aunque muera contigo,
    por Dios, soledad,
    solamente te pido
    que no me abandones.

    Pasodoble de la comparsa “La banda del Capitán Veneno”, del año 2008, con música y letra de Juan Carlos Aragón.

    Para escucharlo pinchar aquí:

    Un saludo.

  4. grendelsagrav Says:

    Me ha gustado mucho.

    Muchas gracias.

    Un saludo.

    ¿Para cuando te pones un blog? (Algún día colará)

  5. Alfred Says:

    Me alegro de que te haya gustado.

    En cuanto a lo del blog… hace ya mucho que se me quitó de la cabeza montar uno, me temo; las fiestas son más divertidas como invitado que como anfitrión.

    Pero bueno, oye, la vida es muy larga y da muchas vueltas, así que quién sabe, jeje.

    Un saludo.

    Y a seguir dándole a los lapiceros.

  6. grendelsagrav Says:

    Bueno, hasta que lo hagas seguiré insistiendo.

    Por cierto, el otro día me acordé de la película de Harry Potter que fuimos a ver juntos. Aquella del fénix de los picapiedra y la espada de cortar la tarta en las bodas. ¡QUÉ RISA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: